Cómo arreglar un grifo que gotea

Cómo arreglar un grifo que gotea

¿Cansado de ese molesto goteo, goteo, goteo que proviene de tu grifo? No te preocupes, ¡te tenemos cubierto! En este artículo, te guiaremos paso a paso a través de un proceso fácil y sin complicaciones para arreglar ese grifo que gotea y restaurar la paz y la tranquilidad a tu hogar. Desde identificar el tipo de grifo que tienes hasta reemplazar las arandelas desgastadas, te daremos toda la información que necesitas para abordar esta tarea común de fontanería como un profesional. ¡Prepárate para poner fin al goteo y disfrutar de un grifo libre de fugas en poco tiempo!

Localiza la fuga

Localizar la fuga en un grifo que gotea es el primer paso para repararlo. Existen varios métodos para identificar la fuente de la gotera:

**Inspección visual:** Comprueba si hay fugas obvias alrededor de la base del grifo, las juntas o el aireador. Busca cualquier rastro de humedad, corrosión o calcificación.

**Prueba de papel higiénico:** Coloca un trozo de papel higiénico alrededor de la base del grifo y las conexiones. Si el papel se moja, indica una fuga en ese punto.

**Prueba del estetoscopio:** Utiliza un estetoscopio o un destornillador para escuchar sonidos de goteo. Coloca la sonda del estetoscopio o el extremo del destornillador en diferentes puntos del grifo para identificar la ubicación de la fuga.

**Prueba de presión:** Cierra la válvula de suministro de agua y abre el grifo. Si el agua continúa goteando, indica una fuga en el propio grifo. Si el goteo se detiene, la fuga puede estar en las tuberías o en la válvula de suministro.

**Prueba de aire:** Si tienes un compresor de aire, puedes utilizarlo para presurizar las tuberías. Cierra la válvula de suministro de agua, abre el grifo y aplica aire a presión a las tuberías. El aire escapará por el punto de fuga, facilitando su localización.

**Desmontaje del grifo:** Si ninguno de los métodos anteriores funciona, puede ser necesario desmontar el grifo para localizar la fuga. Sigue las instrucciones del fabricante para desmontar el grifo con seguridad y cuidado.

Una vez que hayas localizado la fuga, puedes proceder a repararla. Asegúrate de tener las herramientas y las piezas de repuesto necesarias antes de comenzar la reparación para evitar cualquier contratiempo o daño adicional.

Reemplaza la arandela

El goteo de una llave es un problema común que se puede solucionar fácilmente reemplazando la arandela. Una arandela es un sello de goma o plástico que crea un sello hermético entre el vástago de la llave y el cuerpo de la misma, evitando que el agua se escape. Con el tiempo, las arandelas pueden desgastarse o dañarse, lo que provoca fugas.

Para reemplazar una arandela que gotea, necesitarás las siguientes herramientas y materiales:

– Llave inglesa
– Destornillador
– Alicates
– Arandelas de repuesto
– Grasa de silicona

Sigue estos pasos para reemplazar la arandela:

1. **Cierra el suministro de agua a la llave.** Esto generalmente se hace girando la válvula de cierre debajo del fregadero o detrás del inodoro.
2. **Abre la llave para liberar la presión del agua.**
3. **Usa una llave inglesa para aflojar la tuerca de empaquetadura.** Esta es la tuerca que sujeta el vástago de la llave en su lugar.
4. **Retira el vástago de la llave.** Puede que necesites usar unos alicates para aflojarlo.
5. **Inspecciona la arandela vieja.** Si está desgastada, dañada o deformada, necesitará ser reemplazada.
6. **Aplica una pequeña cantidad de grasa de silicona a la nueva arandela.** Esto ayudará a crear un sello hermético.
7. **Coloca la nueva arandela en el vástago de la llave.** Asegúrate de que esté correctamente alineada.
8. **Vuelve a colocar el vástago de la llave en el cuerpo de la misma.** Apriétalo con la llave inglesa, pero no lo aprietes demasiado.
9. **Aprieta la tuerca de empaquetadura.** Nuevamente, no la aprietes demasiado.
10. **Abre el suministro de agua y verifica si hay fugas.** Si aún hay fugas, es posible que necesites apretar un poco más la tuerca de empaquetadura.

Aprieta la tuerca de empaque

La tuerca de empaque, también conocida como tuerca prensaestopas, es una pieza fundamental en la grifería que garantiza la estanqueidad del grifo. Se encuentra ubicada en la base del vástago del grifo, donde se conecta con el cuerpo principal del mismo. Cuando esta tuerca se afloja, puede provocar goteras en el grifo. Por lo tanto, apretarla correctamente es esencial para solucionar el problema.

Para apretar la tuerca de empaque, necesitarás una llave inglesa o una llave ajustable. Coloca la llave en la tuerca y gírala en sentido horario para apretarla. Asegúrate de no apretar demasiado, ya que podrías dañar el vástago del grifo o la propia tuerca de empaque.

Mientras aprietas la tuerca de empaque, mantén el grifo abierto para que el agua fluya. Esto te ayudará a detectar cualquier fuga persistente y a ajustarla según sea necesario. Una vez que la tuerca esté apretada, cierra el grifo y comprueba si la fuga ha cesado.

Si la fuga continúa a pesar de apretar la tuerca de empaque, puede que necesites reemplazar la arandela de goma que se encuentra dentro de la tuerca. La arandela de goma crea un sello hermético entre el vástago del grifo y el cuerpo del grifo. Con el tiempo, la arandela puede desgastarse o dañarse, lo que provoca fugas.

Para reemplazar la arandela de goma, primero debes cerrar el suministro de agua al grifo y abrir el grifo para liberar la presión de agua restante. Luego, retira el mango del grifo y la tapa superior. A continuación, desenrosca la tuerca de empaque con una llave inglesa o una llave ajustable y retira la arandela de goma vieja.

Sustituye la arandela de goma vieja por una nueva del mismo tamaño y material. Vuelve a colocar la tuerca de empaque y apriétala como se ha descrito anteriormente. Por último, vuelve a colocar la tapa superior y el mango del grifo, y abre el suministro de agua para comprobar si la fuga se ha solucionado.

Ajusta la válvula de cartucho

Las válvulas de cartucho son un tipo común de válvula de grifo que se encuentra en muchos grifos modernos. Son relativamente fáciles de reemplazar y ajustar, y puedes hacerlo tú mismo con unas pocas herramientas básicas.

Para ajustar una válvula de cartucho, necesitarás las siguientes herramientas:

  • Llave inglesa
  • Destornillador
  • Cartucho de reemplazo (si es necesario)

Una vez que tengas las herramientas, sigue estos pasos:

  1. Cierra el suministro de agua al grifo.
  2. Retira el mango del grifo. La forma de hacerlo varía según el tipo de grifo, pero generalmente implica quitar un tornillo o tapa en la base del mango y luego tirar del mango hacia arriba.
  3. Retira la tapa de la válvula de cartucho. En la mayoría de los grifos, la tapa de la válvula de cartucho se encuentra debajo del mango. Por lo general, se puede quitar con una llave inglesa.
  4. Retira el cartucho de la válvula. Una vez que hayas quitado la tapa de la válvula de cartucho, podrás ver el cartucho de la válvula. Por lo general, se puede quitar tirando de él hacia arriba o hacia afuera.
  5. Inspecciona el cartucho de la válvula. Si el cartucho de la válvula está dañado o desgastado, deberá ser reemplazado. También puedes inspeccionar el cartucho de la válvula en busca de suciedad o residuos que puedan estar causando la fuga.
  6. Limpia el cartucho de la válvula o reemplázalo. Si el cartucho de la válvula está sucio o lleno de residuos, puedes limpiarlo con un paño húmedo y un limpiador suave. Si el cartucho de la válvula está dañado o desgastado, deberá ser reemplazado.
  7. Vuelve a colocar el cartucho de la válvula. Una vez que hayas limpiado o reemplazado el cartucho de la válvula, puedes volver a colocarlo en la válvula del grifo. Asegúrate de que el cartucho de la válvula esté correctamente asentado en la válvula.
  8. Vuelve a colocar la tapa de la válvula de cartucho. Una vez que hayas vuelto a colocar el cartucho de la válvula, puedes volver a colocar la tapa de la válvula de cartucho. Aprieta la tapa de la válvula de cartucho con una llave inglesa.
  9. Vuelve a colocar el mango del grifo. Una vez que hayas vuelto a colocar la tapa de la válvula de cartucho, puedes volver a colocar el mango del grifo. Asegúrate de que el mango del grifo esté bien apretado.
  10. Abre el suministro de agua al grifo. Una vez que hayas vuelto a colocar el mango del grifo, puedes abrir el suministro de agua al grifo. Revisa si hay fugas.

Si sigues estos pasos, podrás ajustar una válvula de cartucho con fugas. Si tienes dificultades para ajustar la válvula de cartucho o si la fuga persiste, puedes llamar a un plomero para que te ayude.

Reemplaza la llave

Si los pasos anteriores no han solucionado la fuga, puede que sea necesario reemplazar la llave. Este es un trabajo relativamente sencillo que se puede realizar con unas pocas herramientas básicas.

Antes de comenzar, corta el suministro de agua a la llave. Esto se puede hacer cerrando la válvula de cierre debajo del fregadero o cerrando el suministro de agua principal de la casa.

Una vez que el suministro de agua esté cerrado, puedes quitar la manija de la llave. Esto generalmente implica quitar un tornillo o una tuerca que sujeta la manija en su lugar. Una vez que la manija esté retirada, podrás ver el vástago de la llave. El vástago de la llave es la parte que se mueve hacia arriba y hacia abajo para abrir y cerrar el flujo de agua.

El siguiente paso es quitar el vástago de la llave. Esto se puede hacer con una llave inglesa o unos alicates. Ten cuidado de no dañar el vástago de la llave al quitarlo.

Una vez que el vástago de la llave esté retirado, puedes quitar la llave. La llave es la pieza que se encuentra en la parte inferior del vástago de la llave y es la responsable de detener el flujo de agua. Para quitar la llave, utiliza una llave inglesa o unos alicates.

Una vez que la llave esté retirada, puedes instalar la nueva llave. Asegúrate de que la nueva llave sea del mismo tamaño y tipo que la antigua. Aplica un poco de grasa de fontanería en la nueva llave para ayudar a sellarla.

Ahora puedes volver a instalar el vástago de la llave y la manija. Aprieta el tornillo o la tuerca que sujeta la manija en su lugar.

Finalmente, vuelve a abrir el suministro de agua y comprueba si hay fugas. Si hay fugas, vuelve a apretar la tuerca o el tornillo que sujeta la manija en su lugar.

Leave a Comment