Cómo arreglar un grifo que gotea

Cómo arreglar un grifo que gotea

Un grifo que gotea es más que una molestia: puede desperdiciar cientos de galones de agua al año, lo que se traduce en facturas de agua más altas y un daño innecesario al medio ambiente. Afortunadamente, arreglar un grifo que gotea suele ser una tarea sencilla que incluso los principiantes del bricolaje pueden realizar con unas pocas herramientas básicas y un poco de paciencia. En este artículo, te guiaremos paso a paso por el proceso de reparación de un grifo que gotea, ya sea un grifo de lavabo, un grifo de ducha o un grifo de cocina.

Cómo detectar la fuente de la fuga

El primer paso para arreglar una llave que gotea es identificar la fuente de la fuga. Esto puede parecer una tarea sencilla, pero hay varios puntos potenciales de fuga en un grifo, lo que hace que el diagnóstico no siempre sea inmediato. Comienza por observar de cerca el grifo mientras está abierto. ¿El agua gotea desde el caño, la manija o la base del grifo? Si el agua gotea desde el caño, la fuga probablemente proviene del cartucho o la arandela del caño. Si el agua gotea desde la manija, la fuga puede estar en la junta tórica o el vástago de la válvula. Si el agua gotea desde la base del grifo, la fuga puede estar en la tuerca de fijación o las líneas de suministro.

Una vez que hayas identificado el área general de la fuga, puedes usar un método de prueba y error para encontrar la fuente exacta. Cierra la llave de paso del grifo y abre el grifo para liberar la presión del agua. Luego, desconecta las líneas de suministro de agua y retira el grifo del lavabo o fregadero. Examina cuidadosamente todas las juntas, arandelas y otras partes en busca de signos de desgaste o daño. Si encuentras alguna pieza dañada, reemplázala por una nueva.

Si no puedes encontrar ninguna pieza dañada visible, vuelve a conectar las líneas de suministro de agua y abre lentamente la llave de paso. Observa atentamente el grifo mientras abres el agua. Si el agua comienza a gotear nuevamente, puedes reducir la fuente de la fuga al área que acabas de volver a conectar. Repite este proceso hasta que hayas identificado la fuente exacta de la fuga.

Una fuga en el cartucho o la arandela del caño generalmente se puede arreglar reemplazando la pieza defectuosa. Una fuga en la junta tórica o el vástago de la válvula puede requerir reemplazar el vástago de la válvula completo. Una fuga en la tuerca de fijación o las líneas de suministro generalmente se puede arreglar apretando la tuerca o reemplazando la línea de suministro.

Si no estás seguro de cómo identificar o reparar la fuente de la fuga, es mejor llamar a un plomero calificado para que haga el trabajo. Un plomero podrá diagnosticar rápidamente la fuga y repararla de manera eficiente, ahorrándote tiempo y dinero a largo plazo.

Reparar una fuga en la empacadura

Si la fuga proviene de la empacadura, se debe reemplazar. Para ello, primero hay que cerrar el suministro de agua. Después, se retira el vástago del grifo con una llave inglesa o unos alicates. Una vez retirado el vástago, se puede extraer la empacadura vieja con un destornillador o una pinza. La nueva empacadura debe ser del mismo tamaño y forma que la vieja. Se coloca la nueva empacadura en su lugar y se vuelve a colocar el vástago del grifo. Finalmente, se abre el suministro de agua y se comprueba si hay fugas.

Pasos detallados para reparar una fuga en la empacadura:

1. Cerrar el suministro de agua: Antes de comenzar cualquier reparación, es esencial cerrar el suministro de agua. Esto se puede hacer localizando la válvula de cierre principal de tu casa y girándola en el sentido de las agujas del reloj para cerrarla.
2. Retirar el vástago del grifo: Una vez cerrado el suministro de agua, debes retirar el vástago del grifo. Esto se puede hacer utilizando una llave inglesa o unos alicates. Coloca la llave inglesa o los alicates alrededor de la base del vástago y gíralos en sentido antihorario para aflojarlo. Una vez aflojado, puedes tirar del vástago para retirarlo.
3. Extraer la empacadura vieja: Una vez retirado el vástago, puedes extraer la empacadura vieja. Esto se puede hacer con un destornillador o una pinza. Simplemente inserta el destornillador o la pinza en el hueco donde estaba la empacadura y sácala.
4. Colocar la nueva empacadura: Toma la nueva empacadura y colócala en el hueco donde estaba la vieja. Asegúrate de que la nueva empacadura sea del mismo tamaño y forma que la vieja.
5. Volver a colocar el vástago del grifo: Una vez colocada la nueva empacadura, puedes volver a colocar el vástago del grifo. Simplemente inserta el vástago en el orificio y gíralo en el sentido de las agujas del reloj para apretarlo.
6. Abrir el suministro de agua: Una vez colocado el vástago del grifo, puedes abrir el suministro de agua girando la válvula de cierre principal en sentido contrario a las agujas del reloj.
7. Comprobar si hay fugas: Una vez abierto el suministro de agua, comprueba si hay fugas. Abre el grifo y observa si hay agua goteando. Si hay fugas, es posible que la empacadura no esté bien apretada o que esté dañada. En este caso, tendrás que repetir los pasos anteriores para apretar o reemplazar la empacadura.

Cambiar el cartucho de la llave

Si has determinado que el cartucho es el culpable del goteo, reemplazarlo es un procedimiento relativamente sencillo. Aquí tienes una guía paso a paso sobre cómo cambiar el cartucho de la llave:

1. **Cierra el suministro de agua.** Lo primero que debes hacer es cerrar el suministro de agua a la llave. Suele haber una válvula de cierre debajo del fregadero o detrás del inodoro. Una vez cerrada la válvula, abre la llave para liberar la presión del agua restante en las tuberías.

2. **Retira el pomo de la llave.** La mayoría de los pomos de las llaves se pueden quitar desenroscándolos en sentido contrario a las agujas del reloj. Si el pomo está atascado, puedes utilizar un destornillador plano para hacer palanca suavemente y aflojarlo.

3. **Retira la tapa de la llave.** Una vez retirado el pomo, verás una tapa que cubre el cartucho. Normalmente, esta tapa se mantiene en su sitio con un tornillo o una tuerca. Utiliza un destornillador o una llave para aflojar el tornillo o la tuerca y retira la tapa.

4. **Saca el cartucho viejo.** El cartucho es una pieza cilíndrica que se encuentra dentro del cuerpo de la llave. Para sacarlo, simplemente tira de él hacia arriba. Si está atascado, puedes utilizar unos alicates para aflojarlo suavemente.

5. **Limpia el asiento del cartucho.** Una vez retirado el cartucho viejo, limpia el asiento del cartucho en el cuerpo de la llave. Utiliza un paño húmedo para eliminar cualquier resto de suciedad o residuos.

6. **Instala el nuevo cartucho.** Coge el cartucho nuevo y alinéalo con el asiento del cartucho. Presiona suavemente el cartucho hacia abajo hasta que encaje en su sitio.

7. **Vuelve a colocar la tapa de la llave.** Una vez instalado el nuevo cartucho, vuelve a colocar la tapa de la llave. Asegúrate de apretar el tornillo o la tuerca que sujeta la tapa.

8. **Vuelve a colocar el pomo de la llave.** Por último, vuelve a colocar el pomo de la llave enroscándolo en el sentido de las agujas del reloj.

9. **Abre el suministro de agua y comprueba si hay fugas.** Una vez reensamblada la llave, abre el suministro de agua y comprueba si hay fugas. Si hay alguna fuga, vuelve a apretar los tornillos o tuercas correspondientes hasta que la fuga desaparezca.

Ajustar o reemplazar el asiento de la válvula

El asiento de la válvula es el anillo de goma o plástico que forma un sello hermético con el tapón de la válvula cuando se cierra el grifo. Si el asiento de la válvula está dañado o desgastado, puede provocar fugas. Para ajustar o reemplazar el asiento de la válvula, sigue estos pasos:

  1. Cierra el suministro de agua al grifo.
  2. Retira la tapa y el mango del grifo.
  3. Retira el vástago y el tapón de la válvula.
  4. Inspecciona el asiento de la válvula para ver si hay daños o desgaste. Si el asiento de la válvula está dañado, será necesario reemplazarlo.
  5. Para reemplazar el asiento de la válvula, gira la tuerca que sujeta el asiento de la válvula en su lugar con una llave inglesa. Retira el asiento de la válvula viejo e instala el asiento de la válvula nuevo.
  6. Para ajustar el asiento de la válvula, utiliza una llave inglesa para girar el tornillo de ajuste que se encuentra en la parte superior del asiento de la válvula. Aprieta el tornillo de ajuste hasta que el asiento de la válvula quede bien sujeto en su lugar.
  7. Vuelve a colocar el vástago y el tapón de la válvula, el mango y la tapa.
  8. Abre el suministro de agua al grifo y comprueba si hay fugas.

Si sigues estos pasos cuidadosamente, podrás ajustar o reemplazar el asiento de la válvula y reparar la fuga del grifo. Sin embargo, si no te sientes cómodo realizando esta reparación tú mismo, siempre puedes llamar a un fontanero para que lo haga por ti.

Reemplazar la llave de agua

Si el reemplazo del empaque no resuelve el goteo, es posible que tengas que reemplazar toda la llave de agua. Este es un proceso más complejo, pero aún así es algo que puedes hacer tú mismo con las herramientas y los materiales adecuados.

Materiales que necesitarás:

  • Llave de agua nueva
  • Cinta de teflón
  • Llave inglesa
  • Destornillador

Pasos:

  1. Cierra el suministro de agua: Lo primero que debes hacer es cerrar el suministro de agua a la llave que gotea. Suele haber una válvula de cierre debajo del lavabo o detrás del inodoro.

  2. Abre la llave para liberar la presión: Una vez que el suministro de agua esté cerrado, abre la llave que gotea para liberar la presión restante en las tuberías.

  3. Desconecta las líneas de suministro: Utiliza una llave inglesa para desconectar las líneas de suministro de agua fría y caliente de la llave vieja.

  4. Retira la llave vieja: Utiliza un destornillador para quitar los tornillos que sujetan la llave vieja al lavabo o al fregadero. Una vez que los tornillos estén retirados, podrás levantar la llave vieja y sacarla.

  5. Prepara la llave nueva: Antes de instalar la llave nueva, es importante prepararla aplicando cinta de teflón a las roscas de las líneas de suministro. La cinta de teflón ayudará a crear un sello hermético y a evitar fugas. Envuelve la cinta de teflón en el sentido de las agujas del reloj alrededor de las roscas, superponiéndola ligeramente.

  6. Instala la llave nueva: Coloca la llave nueva en el lavabo o en el fregadero y alíneala con los orificios de montaje. Inserta los tornillos y apriétalos con un destornillador. No aprietes demasiado los tornillos, ya que podrías dañar la llave o el lavabo.

  7. Vuelve a conectar las líneas de suministro: Utiliza una llave inglesa para volver a conectar las líneas de suministro de agua fría y caliente a la llave nueva. Aprieta las tuercas hasta que estén ajustadas, pero no las aprietes demasiado.

  8. Abre el suministro de agua: Vuelve a abrir el suministro de agua y comprueba si hay fugas. Si ves alguna fuga, aprieta las tuercas o los tornillos según sea necesario.

Leave a Comment