Así arreglas un tornillo barrido

{topicQuery}

¿Buscas la forma de arreglar un tornillo barrido? ¡Estás en el lugar correcto! Ya sea que se trate de un tornillo de cabeza ranurada, Phillips o hexagonal, tenemos las soluciones para ti. Cubriremos diferentes métodos, desde usar objetos cotidianos hasta herramientas especializadas. Así que, ¡manos a la obra y arregla ese tornillo barrido en un abrir y cerrar de ojos! Porque cuando se trata de reparaciones domésticas, nunca hay que dejar que un tornillo barrido te detenga.

Pasos para reparar un tornillo barrido

¡Vaya, un tornillo barrido! No te preocupes, es algo común que puede arreglarla fácilmente con estas instrucciones paso a paso. Aquí tienes una guía detallada para ayudarte a reparar un tornillo barrido y restaurar la funcionalidad en un santiamén:

1. Identificación y preparación

**Paso 1: Detecta el tipo de tornillo:** Antes de comenzar, identifica el tipo de tornillo con el que estás trabajando. Los tornillos vienen en varias formas y tamaños, por lo que identificar el adecuado es crucial para elegir la técnica de extracción correcta.

**Paso 2: Reúne las herramientas necesarias:** Para esta tarea, necesitarás algunas herramientas básicas: un extractor de tornillos, un taladro (opcional), lubricante penetrante y unas pinzas. Asegúrate de tener todo a mano antes de empezar.

**Paso 3: Limpia la zona:** Limpia el área alrededor del tornillo barrido con un cepillo o un trapo para eliminar cualquier suciedad o residuo que pueda dificultar el trabajo.

**Paso 4: Aplica lubricante penetrante:** Aplica unas gotas de lubricante penetrante en el tornillo barrido. Deja que actúe durante unos minutos para que penetre en las roscas y afloje el óxido o la suciedad.

**Paso 5: Elige el extractor de tornillos adecuado:** Selecciona el extractor de tornillos que coincida con el tamaño y el tipo del tornillo barrido. El extractor debe encajar perfectamente en la ranura o el hueco del tornillo para garantizar un agarre seguro.

**Paso 6: Inserta el extractor de tornillos:** Con cuidado, inserta el extractor de tornillos en la ranura o el hueco del tornillo barrido. Asegúrate de que el extractor esté bien sujeto y que no se deslice.

**Paso 7: Gira el extractor en sentido contrario a las agujas del reloj:** Utilizando una llave o un destornillador, gira el extractor de tornillos en sentido contrario a las agujas del reloj. Aplica una presión constante y gira lentamente para evitar dañar el tornillo o el material circundante.

**Paso 8: Retira el tornillo:** Una vez que el tornillo esté suelto, retíralo con unas pinzas. Ten cuidado de no dejar caer el tornillo dentro del agujero, ya que puede ser difícil recuperarlo.

**Métodos para extraer un tornillo barrido**

Extractor de tornillos

Los extractores de tornillos son herramientas diseñadas específicamente para eliminar tornillos dañados o barridos. Suelen tener dientes afilados que muerden la cabeza del tornillo, proporcionando un agarre seguro que permite desenroscarlo incluso si la ranura o el hexágono están dañados. Hay diferentes tipos de extractores de tornillos, incluyendo:

* **Extractores de fácil salida:** Estos extractores tienen una punta roscada inversa que se atornilla en el tornillo barrido. Al girar el extractor, la rosca inversa se engancha con la rosca dañada del tornillo y lo extrae, como si estuvieras atornillándolo.
* **Extractores de cono:** Estos extractores tienen una punta cónica con dientes afilados. Se golpean en la cabeza del tornillo barrido, creando un agarre seguro. Al girar el extractor, los dientes muerden en la cabeza del tornillo y lo desenroscan.
* **Extractores de alambre:** Estos extractores están hechos de alambre endurecido que se enrolla alrededor de la cabeza del tornillo barrido. Al apretar el alambre, se crea un agarre que permite desenroscar el tornillo.

Taladrar y extraer

El método de taladrar y extraer implica taladrar un agujero en la cabeza del tornillo barrido y utilizar un extractor de tornillos para extraerlo. Este método es eficaz cuando el extractor de tornillos por sí solo no proporciona suficiente agarre. Para realizar este método, sigue estos pasos:

* **Selecciona una broca del tamaño adecuado:** La broca debe ser lo suficientemente grande como para crear un agujero que permita extraer el tornillo fácilmente, pero no tan grande como para dañar las roscas del tornillo.
* **Perfora un agujero en la cabeza del tornillo:** Sujeta firmemente la broca y taladra perpendicularmente a la cabeza del tornillo. Taladra hasta que la broca haya penetrado al menos la mitad de la longitud de la cabeza del tornillo.
* **Limpia el agujero:** Utiliza un soplado de aire o un cepillo para eliminar las virutas metálicas del agujero.
* **Inserta el extractor de tornillos:** Atornilla el extractor de tornillos en el agujero. Asegúrate de que el extractor tenga el tamaño y la forma correctos para el tornillo.
* **Desenrosca el tornillo:** Gira el extractor en sentido antihorario para desenroscar el tornillo barrido. Aplica presión constante y evita girar el extractor demasiado rápido, ya que esto podría dañar las roscas.
* **Retira el tornillo:** Una vez que el tornillo esté completamente desenroscado, retíralo del extractor.

Soldar una tuerca

Este método implica soldar una tuerca a la cabeza del tornillo barrido y utilizar una llave para desenroscarlo. Es una solución eficaz cuando la cabeza del tornillo está demasiado dañada para utilizar otros métodos. Para realizar este método, sigue estos pasos:

* **Limpia la cabeza del tornillo:** Utiliza un cepillo de alambre o papel de lija para limpiar la superficie de la cabeza del tornillo y eliminar cualquier suciedad o corrosión.
* **Aplica fundente:** Aplica una pequeña cantidad de fundente a la superficie limpia de la cabeza del tornillo. El fundente ayuda a mejorar la unión entre la soldadura y la superficie metálica.
* **Sujeta la tuerca:** Coloca una tuerca sobre la cabeza del tornillo y sujétala con unas pinzas o unos alicates. Asegúrate de que la tuerca tenga el tamaño adecuado para que se ajuste a la cabeza del tornillo.
* **Suelda la tuerca:** Utiliza un soldador y una varilla de soldadura para soldar la tuerca a la cabeza del tornillo. Aplica una pequeña cantidad de soldadura alrededor de la base de la tuerca, soldándola a la cabeza del tornillo.
* **Deja enfriar la soldadura:** Deja que la soldadura se enfríe completamente antes de intentar desenroscar el tornillo.
* **Utiliza una llave:** Una vez que la soldadura se haya enfriado, utiliza una llave para desenroscar el tornillo. Gira la llave en sentido antihorario para aflojar el tornillo y retíralo.

Soluciones caseras para arreglar un tornillo barrido

Un tornillo barrido puede ser un problema frustrante, pero no es imposible de arreglar. Existen varios métodos caseros efectivos que puedes intentar antes de recurrir a llamar a un profesional. Aquí tienes algunas soluciones caseras que puedes probar:

Extracción con una goma elástica

Este es un método sencillo y eficaz que a menudo se utiliza para tornillos pequeños. Simplemente coloca una goma elástica sobre la cabeza del tornillo barrido y presiona con un destornillador. La goma elástica creará fricción, lo que permitirá que el destornillador agarre la cabeza del tornillo. Gira el destornillador en sentido contrario a las agujas del reloj para aflojar el tornillo.

Uso de alicates de punta fina

Si el tornillo no es demasiado pequeño, puedes intentar aflojarlo con unos alicates de punta fina. Agarra la cabeza del tornillo con los alicates y gírala en sentido contrario a las agujas del reloj. Ten cuidado de no apretar demasiado los alicates, ya que podrías dañar la cabeza del tornillo.

Utilización de un extractor de tornillos

Un extractor de tornillos es una herramienta específica diseñada para extraer tornillos barridos. Se inserta en la cabeza del tornillo y se gira en sentido contrario a las agujas del reloj. El extractor tiene dientes afilados que se clavan en la cabeza del tornillo y lo aflojan. Este método es eficaz pero requiere cierta habilidad y puede ser más costoso que las otras opciones caseras.

Creación de una nueva ranura

Si el tornillo tiene una cabeza plana, puedes intentar crear una nueva ranura con una sierra circular. Corta una línea recta en la cabeza del tornillo, perpendicular a la ranura original. Ahora podrás utilizar un destornillador para aflojar el tornillo.

Calentar el tornillo

Calentar el tornillo puede ayudar a aflojarlo, especialmente si está oxidado. Usa un encendedor o un soldador para calentar la cabeza del tornillo. Una vez que esté caliente, intenta aflojarlo con un destornillador. Ten cuidado de no calentar demasiado el tornillo, ya que podría dañarlo.

Golpear el tornillo

Golpear el tornillo puede ayudar a romper la unión entre el tornillo y el material en el que está atornillado. Usa un martillo y un punzón para golpear suavemente la cabeza del tornillo. Una vez que la unión se haya roto, podrás aflojar el tornillo con un destornillador.

Herramientas esenciales para reparar un tornillo barrido

Cuando se trata de abordar un tornillo barrido, contar con las herramientas adecuadas es fundamental para garantizar una reparación exitosa. A continuación, se presenta una lista detallada de las herramientas esenciales que necesitarás para llevar a cabo esta tarea:

Destornillador de impacto

Un destornillador de impacto es una herramienta imprescindible para aflojar tornillos barridos. Este tipo de destornillador aplica una fuerza de impacto que ayuda a romper la adhesión entre el tornillo y el material circundante. Al seleccionar un destornillador de impacto, es importante elegir uno que sea lo suficientemente potente para el tamaño y tipo de tornillo que estás intentando extraer.

El uso de un destornillador de impacto ofrece varias ventajas. En primer lugar, la fuerza de impacto ayuda a aflojar el tornillo sin dañar la cabeza. En segundo lugar, reduce el riesgo de dañar el material circundante, ya que la fuerza se aplica directamente al tornillo.

Extractor de tornillos

Un extractor de tornillos es una herramienta especialmente diseñada para quitar tornillos rotos o barridos. Estos extractores están disponibles en varios tamaños y formas, lo que permite abordar una amplia gama de tornillos. Para utilizar un extractor de tornillos, se debe perforar un pequeño agujero en la cabeza del tornillo y luego insertar el extractor en el agujero. El extractor tiene dientes inversos que se enganchan en el tornillo y permiten aflojarlo y extraerlo girándolo en sentido contrario a las agujas del reloj.

Los extractores de tornillos son especialmente útiles cuando la cabeza del tornillo está muy dañada o cuando el tornillo se ha roto dejando la cabeza empotrada en el material. Estos extractores proporcionan un agarre firme al tornillo, lo que permite retirarlo incluso en las situaciones más desafiantes.

Juego de brocas

Un juego de brocas es esencial para perforar el agujero piloto en la cabeza del tornillo cuando se utiliza un extractor de tornillos. El tamaño de la broca debe ser ligeramente más pequeño que el tamaño del extractor que estás utilizando. Al perforar el agujero piloto, es importante tener cuidado de no perforar demasiado profundo, ya que esto podría dañar el material circundante.

Además de perforar el agujero piloto, un juego de brocas también se puede utilizar para ampliar el agujero en la cabeza del tornillo si está demasiado dañado para utilizar un extractor de tornillos. Esto permite utilizar una llave Allen o un destornillador plano para aflojar y extraer el tornillo.

Llave Allen

Una llave Allen es una herramienta hexagonal que se puede utilizar para aflojar y extraer tornillos con cabezas hexagonales. Estos tornillos se utilizan comúnmente en muebles, electrodomésticos y otros dispositivos. Las llaves Allen están disponibles en varios tamaños para adaptarse a diferentes tamaños de tornillos hexagonales.

Si la cabeza del tornillo barrido tiene una cabeza hexagonal, una llave Allen puede ser una herramienta eficaz para extraer el tornillo. Simplemente introduce la llave Allen en la cabeza del tornillo y gírala en sentido contrario a las agujas del reloj para aflojarlo.

Destornillador plano

Un destornillador plano se puede utilizar para aflojar y extraer tornillos con cabezas ranuradas. Estos tornillos son comunes en proyectos de carpintería y bricolaje. Para utilizar un destornillador plano, colócalo en la ranura de la cabeza del tornillo y gíralo en sentido contrario a las agujas del reloj para aflojarlo.

Si la cabeza del tornillo barrido tiene una ranura, un destornillador plano puede ser una opción adecuada para extraerlo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que utilizar un destornillador plano en una cabeza de tornillo dañada puede dañar aún más la cabeza y dificultar su extracción.

Además de las herramientas esenciales mencionadas anteriormente, también pueden ser útiles otros elementos como pinzas, un martillo y lubricante penetrante. Las pinzas se pueden utilizar para sujetar tornillos pequeños o rotos, mientras que un martillo se puede utilizar para golpear suavemente el extractor de tornillos para ayudar a aflojar el tornillo. El lubricante penetrante se puede aplicar alrededor del tornillo para ayudar a romper la adhesión y facilitar su extracción.

Consejos para prevenir tornillos barridos

Existen varias medidas preventivas que se pueden tomar para evitar que los tornillos se barren durante el proceso de instalación o extracción. Aquí tienes algunos consejos útiles:

1. Utiliza el tamaño y tipo de destornillador correctos: Asegúrate de utilizar un destornillador que se ajuste perfectamente a la cabeza del tornillo. Un destornillador demasiado pequeño o demasiado grande puede dañar la cabeza y aumentar el riesgo de que se barra.

2. Aprieta los tornillos con la fuerza adecuada: Evita apretar demasiado los tornillos, ya que esto puede dañar las roscas y hacer que se barren. Utiliza un destornillador manual o eléctrico con un embrague de par ajustable para garantizar que los tornillos se aprieten a la presión adecuada.

3. Mantén la broca del destornillador perpendicular al tornillo: Al colocar el destornillador en el tornillo, asegúrate de que la broca esté perpendicular a la superficie. Una broca inclinada puede dañar las roscas y aumentar el riesgo de que se barra.

4. Lubrica los tornillos antes de instalarlos: Aplica una pequeña cantidad de lubricante, como vaselina o aceite, en las roscas de los tornillos antes de instalarlos. El lubricante reducirá la fricción y facilitará el apriete y aflojamiento de los tornillos.

5. Agujeros guía previos: Para tornillos más grandes o en materiales especialmente duros, perforar un agujero guía previo ligeramente más pequeño que el diámetro del tornillo puede ayudar a prevenir que se barran los tornillos. El agujero guía proporcionará una guía para el tornillo y reducirá el esfuerzo necesario para insertarlo.

6. Utiliza brocas afiladas: Las brocas desafiladas pueden dañar las roscas de los tornillos y aumentar el riesgo de que se barran. Utiliza siempre brocas afiladas y reemplázalas cuando sea necesario.

7. Evita reutilizar tornillos viejos: Los tornillos viejos pueden estar dañados o debilitados y pueden ser más propensos a barrerse. Siempre que sea posible, utiliza tornillos nuevos para garantizar una conexión segura y duradera.

Leave a Comment