Cómo arreglar un encendedor de chispa

Cómo arreglar un encendedor de chispa

Los encendedores de chispa son una herramienta indispensable para encender parrillas, estufas y calentadores. Sin embargo, como cualquier herramienta, pueden estropearse con el tiempo. Si tu encendedor de chispa no funciona, no te preocupes. Hay algunas cosas sencillas que puedes hacer para arreglarlo tú mismo. En este artículo, te explicaremos paso a paso cómo arreglar un encendedor de chispa para que puedas volver a encender tus aparatos favoritos.

El sistema de encendido eléctrico

El sistema de encendido eléctrico es el encargado de generar la chispa que enciende la mezcla de gas y aire en el interior del quemador de una estufa de gas. Este sistema consta de varios componentes, entre los que se incluyen:

  • El transformador: El transformador es un dispositivo eléctrico que eleva la tensión de la corriente alterna de la red eléctrica hasta un nivel mucho más alto. Esta tensión más alta es necesaria para generar la chispa.
  • El condensador: El condensador es un dispositivo eléctrico que almacena energía eléctrica. Cuando se aplica tensión al transformador, el condensador se carga con energía.
  • El interruptor: El interruptor es un dispositivo eléctrico que conecta y desconecta el transformador del condensador. Cuando se cierra el interruptor, el condensador se descarga a través del transformador, generando una corriente de alta tensión y baja intensidad.
  • La bobina: La bobina es un dispositivo eléctrico que almacena energía magnética. Cuando la corriente de alta tensión pasa a través de la bobina, se genera un campo magnético.
  • La bujía: La bujía es un dispositivo eléctrico que genera la chispa. La bujía tiene dos electrodos, uno de los cuales está conectado a la bobina y el otro a tierra. Cuando el campo magnético generado por la bobina se colapsa, se induce una corriente eléctrica en los electrodos de la bujía, lo que provoca que salte una chispa entre ellos.

El sistema de encendido eléctrico funciona de la siguiente manera:

  1. Cuando se gira la perilla de encendido de la estufa de gas, se cierra el interruptor.
  2. El condensador se descarga a través del transformador, generando una corriente de alta tensión y baja intensidad.
  3. La corriente de alta tensión pasa a través de la bobina, generando un campo magnético.
  4. Cuando el campo magnético se colapsa, se induce una corriente eléctrica en los electrodos de la bujía, lo que provoca que salte una chispa entre ellos.
  5. La chispa enciende la mezcla de gas y aire en el interior del quemador, produciendo una llama.

Causas comunes de las fallas del sistema de encendido eléctrico

Existen varias causas comunes de las fallas del sistema de encendido eléctrico, que incluyen:

  • Problemas con el transformador: El transformador puede fallar debido a una serie de problemas, como un cortocircuito o un circuito abierto.
  • Problemas con el condensador: El condensador puede fallar debido a un cortocircuito o una fuga.
  • Problemas con el interruptor: El interruptor puede fallar debido a un contacto deficiente o a una rotura del mecanismo de conmutación.
  • Problemas con la bobina: La bobina puede fallar debido a un cortocircuito o un circuito abierto.
  • Problemas con la bujía: La bujía puede fallar debido a una acumulación de suciedad o a un desgaste de los electrodos.

Solución de problemas del sistema de encendido eléctrico

Si el sistema de encendido eléctrico de su estufa de gas no funciona, puede seguir los siguientes pasos para solucionar el problema:

  1. Compruebe el disyuntor o fusible: Asegúrese de que el disyuntor o fusible que alimenta la estufa de gas no se haya disparado o fundido.
  2. Compruebe la conexión eléctrica: Asegúrese de que la estufa de gas esté correctamente conectada a una toma de corriente o a una fuente de alimentación.
  3. Compruebe el interruptor de encendido: Asegúrese de que el interruptor de encendido esté en la posición de encendido.
  4. Compruebe la bujía: Retire la bujía y compruebe si está sucia o desgastada. Si es así, límpiela o sustitúyala.
  5. Compruebe la bobina: Mida la resistencia de la bobina con un multímetro. Si la resistencia es demasiado alta o demasiado baja, sustituya la bobina.
  6. Compruebe el condensador: Mida la capacitancia del condensador con un capacímetro. Si la capacitancia es demasiado baja, sustituya el condensador.
  7. Compruebe el transformador: Mida la tensión de salida del transformador con un voltímetro. Si la tensión de salida es demasiado baja o demasiado alta, sustituya el transformador.

Si ha seguido todos estos pasos y el sistema de encendido eléctrico sigue sin funcionar, es posible que tenga que llamar a un técnico calificado para que diagnostique y repare el problema.

La bujía

La bujía es un componente fundamental del encendedor de chispa, ya que es la responsable de generar la chispa que enciende el combustible. Está compuesta por un electrodo central y un electrodo de tierra. El electrodo central está conectado al cable de alta tensión de la bobina de encendido, mientras que el electrodo de tierra está conectado al bloque del motor. Cuando la bobina de encendido recibe corriente, crea un campo magnético que provoca que la corriente fluya a través del cable de alta tensión y el electrodo central de la bujía. Esto crea una diferencia de potencial entre el electrodo central y el electrodo de tierra, lo que provoca que los electrones salten entre ellos, creando una chispa.

La separación entre los electrodos de la bujía es crucial para su correcto funcionamiento. Una separación demasiado pequeña puede dificultar la formación de la chispa, mientras que una separación demasiado grande puede provocar que la chispa sea demasiado débil para encender el combustible. La separación recomendada para las bujías varía según el tipo de motor y el fabricante del vehículo. En general, la separación recomendada se encuentra entre 0,025 y 0,045 pulgadas.

Además de la separación, también es importante comprobar el estado de los electrodos de la bujía. Los electrodos deben estar limpios y libres de corrosión. Si los electrodos están dañados o desgastados, la bujía no podrá generar una chispa lo suficientemente fuerte para encender el combustible. En este caso, la bujía debe ser reemplazada.

La vida útil de una bujía varía según el tipo de bujía, el tipo de motor y las condiciones de conducción. En general, las bujías estándar de cobre tienen una vida útil de entre 30.000 y 50.000 kilómetros. Las bujías de platino y de iridio tienen una vida útil más larga, de entre 100.000 y 150.000 kilómetros.

Es importante reemplazar las bujías regularmente de acuerdo con las recomendaciones del fabricante del vehículo. Las bujías desgastadas pueden provocar varios problemas, como dificultad para arrancar, ralentí inestable, pérdida de potencia y mayor consumo de combustible. Reemplazar las bujías es una tarea relativamente sencilla que se puede realizar en casa con herramientas básicas.

El carburador

El carburador es un componente esencial del encendedor de chispa. Su función principal es mezclar el combustible (gas butano) con el aire en la proporción correcta para crear una mezcla combustible. Esta mezcla se vaporiza y se envía al encendedor para generar la chispa que enciende el gas.

El carburador consta de varias partes, cada una con un papel específico en el proceso de mezcla de combustible y aire:

1. El depósito de combustible:
Almacena el gas butano líquido, que es el combustible del encendedor.

2. La válvula de entrada:
Controla el flujo de gas butano desde el depósito al carburador.

3. El venturi:
Una sección estrecha del carburador que crea un vacío parcial. Este vacío aspira aire desde el exterior del encendedor hacia el carburador.

4. El inyector:
Un pequeño orificio que libera gas butano del depósito al venturi. El vacío creado por el venturi extrae el gas butano del inyector y lo mezcla con el aire entrante.

5. El difusor:
Una sección más amplia del carburador que ralentiza la velocidad del flujo de aire y combustible mezclados. Esto permite que el gas se vaporice completamente antes de llegar al encendedor.

6. El surtidor:
Un pequeño orificio calibrado que controla la cantidad de gas butano que se mezcla con el aire. El tamaño del surtidor determina la riqueza o pobreza de la mezcla combustible.

7. El tornillo de regulación de aire:
Un tornillo que permite ajustar la cantidad de aire que se mezcla con el combustible. Ajustar el tornillo de regulación de aire es esencial para optimizar el rendimiento del encendedor.

La proporción óptima de combustible y aire para los encendedores de chispa suele ser de 14,7 partes de aire por 1 parte de combustible. Esta relación estequiométrica garantiza una combustión completa, lo que produce una llama azul caliente y limpia. Si la mezcla es demasiado rica (demasiado combustible, poco aire), la llama será amarilla y humeante, indicando una combustión incompleta. Si la mezcla es demasiado pobre (demasiado aire, poco combustible), la llama será débil y azul pálido, indicando una combustión incompleta.

Para ajustar el carburador de un encendedor de chispa, se suele utilizar un destornillador pequeño para girar el tornillo de regulación de aire. Girar el tornillo hacia la derecha (en el sentido de las agujas del reloj) reduce el flujo de aire, enriqueciendo la mezcla. Girar el tornillo hacia la izquierda (en sentido contrario a las agujas del reloj) aumenta el flujo de aire, empobreciendo la mezcla.

Es importante ajustar el carburador correctamente para garantizar el rendimiento óptimo del encendedor. Una mezcla demasiado rica puede provocar humo y hollín, obstruir las piezas del encendedor y reducir su vida útil. Una mezcla demasiado pobre puede provocar una llama débil e intermitente, lo que dificulta encender el encendedor.

El filtro de aire

El filtro de aire es un componente esencial para el correcto funcionamiento del encendedor de chispa. Su función es filtrar el aire que entra en el carburador, eliminando las impurezas y partículas que podrían dañar el motor. Un filtro de aire sucio o obstruido puede provocar una serie de problemas, como una mezcla de aire y combustible demasiado rica, lo que puede provocar dificultades de arranque, ralentí inestable y un rendimiento deficiente del motor.

El mantenimiento del filtro de aire es sencillo y debe realizarse regularmente, especialmente si el encendedor de chispa se utiliza en un entorno polvoriento o sucio. La mayoría de los filtros de aire son de papel o espuma y se pueden limpiar simplemente soplando con aire comprimido o lavándolos con agua tibia y jabón. Después de limpiar el filtro de aire, déjelo secar completamente antes de volver a instalarlo.

Si el filtro de aire está muy sucio o dañado, será necesario reemplazarlo. Los filtros de aire de repuesto están disponibles en la mayoría de las ferreterías y tiendas de repuestos para automóviles. Al reemplazar el filtro de aire, asegúrese de que sea del tamaño y tipo correctos para su encendedor de chispa específico.

Además de limpiar o reemplazar el filtro de aire, también es importante inspeccionar regularmente la caja del filtro de aire. La caja del filtro de aire debe estar libre de grietas o agujeros, ya que estos pueden permitir que entre aire sin filtrar en el carburador. Si la caja del filtro de aire está dañada, será necesario reemplazarla.

Siguiendo estos sencillos pasos, puede mantener el filtro de aire de su encendedor de chispa limpio y en buen estado de funcionamiento. Esto ayudará a garantizar que su encendedor de chispa funcione correctamente y le brindará años de servicio confiable.

Leave a Comment