Cómo reparar un grifo que gotea

Detección de la fuga

Si sospechas que tienes un grifo que gotea, el primer paso es confirmar la fuga. Aquí tienes unos pasos sencillos para ayudarte a detectar la fuga:

1. Cierra el suministro de agua: Antes de empezar, cierra el suministro de agua al grifo. Puedes hacerlo girando la válvula de cierre situada debajo del lavabo o el fregadero. Una vez cerrada la válvula, abre el grifo para liberar la presión del agua restante.

2. Limpia el grifo: Limpia el grifo y el área circundante para eliminar cualquier residuo o suciedad que pueda dificultar la detección de la fuga. Usa un trapo limpio y seco o una esponja.

3. Escucha atentamente: Coloca el oído cerca del grifo y escucha atentamente cualquier sonido de goteo o fuga. Incluso las fugas pequeñas pueden producir un leve goteo o silbido.

4. Inspecciona visualmente: Examina cuidadosamente el grifo y el área circundante en busca de signos de fuga. Busca cualquier rastro de humedad, charcos o corrosión alrededor de la base del grifo, las juntas o las mangueras conectadas.

5. Utiliza una linterna: Si la inspección visual no es concluyente, utiliza una linterna para iluminar la zona bajo el grifo y las juntas. La luz puede ayudarte a detectar cualquier fuga o goteo que pueda ser difícil de ver a simple vista.

6. Usa papel higiénico o una servilleta: Coloca un trozo de papel higiénico o una servilleta alrededor de la base del grifo y las juntas. Deja que repose durante unos minutos. Si el papel se moja, indica una fuga.

7. Comprueba el contador de agua: Toma nota de la lectura del contador de agua. Cierra todos los grifos y electrodomésticos que utilicen agua durante al menos 15 minutos. Vuelve a comprobar la lectura del contador de agua. Si la lectura ha cambiado, aunque sea ligeramente, es probable que haya una fuga.

Reparación de la junta tórica

Las juntas tóricas son anillos de goma que se colocan en las ranuras de los grifos para crear un sello hermético. Con el tiempo, estas juntas pueden desgastarse, agrietarse o romperse, lo que provoca fugas. Reparar una junta tórica es relativamente fácil y solo lleva unos minutos.

Para reparar una junta tórica, primero debes identificar el tipo de grifo que tienes. Hay dos tipos principales de grifos: monomando y bimando. Los grifos monomando tienen una sola palanca que controla tanto el agua fría como la caliente, mientras que los grifos bimando tienen dos palancas separadas, una para el agua fría y otra para el agua caliente.

Una vez que hayas identificado el tipo de grifo que tienes, puedes seguir estos pasos para reparar la junta tórica:

Grifos monomando

1. Cierra el suministro de agua al grifo.
2. Retira la tapa superior del grifo.
3. Retira el cartucho del grifo.
4. Inspecciona la junta tórica del cartucho. Si está desgastada, agrietada o rota, reemplázala por una nueva.
5. Vuelve a colocar el cartucho en el grifo.
6. Vuelve a colocar la tapa superior del grifo.
7. Abre el suministro de agua al grifo.

Grifos bimando

1. Cierra el suministro de agua al grifo.
2. Retira las asas del grifo.
3. Retira los cartuchos del grifo.
4. Inspecciona las juntas tóricas de los cartuchos. Si están desgastadas, agrietadas o rotas, reemplázalas por unas nuevas.
5. Vuelve a colocar los cartuchos en el grifo.
6. Vuelve a colocar las asas del grifo.
7. Abre el suministro de agua al grifo.

Si sigues estos pasos, podrás reparar fácilmente la junta tórica de tu grifo y detener la fuga.

Reemplazo del cartucho

El cartucho es una pieza cilíndrica que se encuentra en el interior del grifo y que regula el flujo de agua. Suelen estar hechos de plástico o cerámica y pueden desgastarse con el tiempo, lo que provoca goteos.

Para reemplazar el cartucho, primero debes cerrar el suministro de agua al grifo. A continuación, utiliza una llave inglesa para aflojar la tuerca que sujeta el cartucho en su lugar. Una vez que la tuerca esté suelta, podrás sacar el cartucho antiguo e insertar el nuevo. Asegúrate de que el nuevo cartucho esté bien apretado antes de volver a abrir el suministro de agua.

Existen diferentes tipos de cartuchos, por lo que es importante identificar el tipo correcto para tu grifo. Puedes consultar el manual de instrucciones del grifo o llevar el cartucho antiguo a una ferretería para que te ayuden a encontrar el repuesto adecuado.

Aquí tienes un vídeo que muestra cómo reemplazar un cartucho de grifo:

Consejos para reemplazar el cartucho

* Asegúrate de cerrar el suministro de agua antes de comenzar a trabajar en el grifo.
* Utiliza una llave inglesa del tamaño adecuado para evitar dañar la tuerca.
* Ten cuidado al sacar el cartucho antiguo, ya que puede estar atascado.
* Asegúrate de que el nuevo cartucho esté bien apretado antes de volver a abrir el suministro de agua.
* Si tienes alguna dificultad para reemplazar el cartucho, no dudes en llamar a un fontanero.

Tipos de cartuchos de grifo

Existen diferentes tipos de cartuchos de grifo, cada uno con sus propias ventajas e inconvenientes. Los tipos más comunes de cartuchos de grifo son:

* **Cartuchos de compresión:** Los cartuchos de compresión utilizan un mecanismo de sellado de goma para controlar el flujo de agua. Son el tipo de cartucho más común y son relativamente fáciles de reemplazar.
* **Cartuchos de disco de cerámica:** Los cartuchos de disco de cerámica utilizan dos discos de cerámica para controlar el flujo de agua. Son más duraderos que los cartuchos de compresión y ofrecen un sellado más preciso.
* **Cartuchos de bola:** Los cartuchos de bola utilizan una bola de metal para controlar el flujo de agua. Son el tipo de cartucho más duradero y ofrecen el sellado más preciso.

El tipo de cartucho que necesitas para tu grifo dependerá del modelo de grifo que tengas. Puedes consultar el manual de instrucciones del grifo o llevar el cartucho antiguo a una ferretería para que te ayuden a encontrar el repuesto adecuado.

Sellado de la base del grifo

Una fuga en la base del grifo puede deberse a varias razones, como una arandela desgastada o una tuerca floja. Para sellar la base del grifo y detener la fuga, debes seguir estos pasos:

  1. Cierra el suministro de agua: Antes de comenzar cualquier reparación, es crucial cerrar el suministro de agua al grifo. Esto evitará que el agua fluya y te permitirá trabajar de manera segura.
  2. Retira el cabezal del grifo: El cabezal del grifo es la parte superior que contiene el mango y el pico. Para retirarlo, deberás desenroscar la tuerca que lo sujeta. Asegúrate de colocar un trapo o toalla debajo del grifo para recoger cualquier agua restante.
  3. Inspecciona la arandela: La arandela es un pequeño anillo de goma o plástico que se encuentra entre la base del grifo y el cabezal. Si la arandela está desgastada, agrietada o dañada, deberá reemplazarse.
  4. Reemplaza la arandela: Para reemplazar la arandela, simplemente retira la arandela vieja y colócala una nueva. Asegúrate de que la arandela nueva sea del tamaño y tipo correctos.
  5. Vuelve a colocar el cabezal del grifo: Una vez que hayas reemplazado la arandela, puedes volver a colocar el cabezal del grifo. Aprieta la tuerca hasta que esté ajustada, pero evita apretar demasiado.
  6. Aplica sellador de roscas: Para mayor seguridad, puedes aplicar sellador de roscas a la base del grifo antes de volver a colocar el cabezal. El sellador de roscas evitará fugas y asegurará un sello hermético.
  7. Abre el suministro de agua: Una vez que el grifo esté ensamblado, puedes abrir el suministro de agua y verificar si todavía hay fugas. Si la fuga persiste, puede haber un problema más grave que requiera la atención de un plomero.

Ajustar la presión del agua

La presión del agua puede afectar al goteo de un grifo. Si la presión es demasiado alta, puede hacer que el agua se escape por las juntas o los sellos. Por el contrario, si la presión es demasiado baja, puede que no haya suficiente fuerza para cerrar completamente el grifo, lo que también puede provocar un goteo. El primer paso para ajustar la presión del agua es localizar la válvula de cierre principal de la casa. Suele estar situada cerca del contador de agua o en el sótano. Una vez localizada la válvula, gírala en el sentido de las agujas del reloj para reducir la presión o en el sentido contrario para aumentarla. Hazlo gradualmente y comprueba el grifo después de cada ajuste hasta que el goteo cese.

Si no puedes localizar la válvula de cierre principal o no estás seguro de cómo ajustarla, llama a un fontanero cualificado. Además de la válvula de cierre principal, también puede haber válvulas de cierre individuales para cada grifo. Estas válvulas suelen estar situadas debajo del fregadero o detrás del inodoro. Si el grifo que gotea tiene una válvula de cierre individual, puedes intentar ajustarla para reducir la presión de agua. Para ello, gira la válvula en el sentido de las agujas del reloj para reducir la presión o en el sentido contrario para aumentarla. Hazlo gradualmente y comprueba el grifo después de cada ajuste hasta que el goteo cese.

Si has ajustado la presión del agua y el grifo sigue goteando, es posible que haya otro problema. Puede ser necesario reemplazar la arandela, el sello o el cartucho del grifo. Si no estás seguro de cómo hacer estas reparaciones, llama a un fontanero cualificado.

Aquí tienes algunos consejos adicionales para ajustar la presión del agua:

  • Utiliza un manómetro para medir la presión del agua. La presión debe estar entre 40 y 60 psi.
  • Si la presión del agua es demasiado alta, puedes instalar un regulador de presión de agua. Este dispositivo reducirá la presión del agua en toda la casa.
  • Si la presión del agua es demasiado baja, puedes instalar una bomba de agua. Este dispositivo aumentará la presión del agua en toda la casa.
  • Comprueba regularmente la presión del agua y ajústala según sea necesario. Esto ayudará a prevenir problemas con los grifos y otros accesorios de fontanería.

Leave a Comment